Orwell

LOS DÍAS DE BIRMANIA

Se unió a la Policía Imperial Británica porque no consiguió una beca para ir a la universidad y su familia tampoco podía costearle los estudios. No soportó el colonialismo inglés y pronto dejaría Oriente. Eric Arthur Blair era periodista y escritor.

Decidió trasladarse a Europa para conseguir vivir de las palabras, lo pasó mal. Sin blanca en París y Londres es su segundo libro, y  todo el mundo lo conoce por el seudónimo de George Orwell.

Orwell llegó a Barcelona el 26 de diciembre de 1936 para cubrir la guerra y terminó combatiendo contra los sublevados, se alistó en el POUM y sufrió la furia antitroskista que emanaba de Moscú. Trabajó para la BBC y como el mismo reconoció se vio obligado a hacer propaganda durante la Segunda Guerra de Europa, o Mundial como la suelen denominar los libros de Historia.

Robert Capa, Magnum. Despedida de la Brigadas Internacionales 1938

Robert Capa, Magnum. Despedida de la Brigadas Internacionales 1938

Vivió en una época muy compleja y supo ver más allá de los acontecimientos que sucedían entonces, describió la lógica del sistema político estatal hacia el que hoy en día nos acercamos. 1984 se merece un lugar especial en el universo de los libros. Aunque se tilda de anticomunista, lo cierto es que es un canto amargo a la pérdida de la libertad bajo las fauces del Estado. 1984 narra las consecuencias de un sistema político de opresión y control en el cual la “la guerra es la paz, la libertad es la esclavitud y la ignorancia es la fuerza”. Estas tres sentencias hacen pensar ¿verdad?.

Orwell-Typewriter

Cuando un año termina hay quienes solemos hacer un balance, no se muy bien para que, pero se hace. En esta recolección de información, resaltan ciertas personas que nos influyeron hasta tal punto que algo en nuestro interior se transformó y todos nuestros esquemas se derrumbaron. Si he de nombrar a alguien ahora mismo ese debe ser indudablemente Orwell. Me impresionó su historia, a los periodistas no suelen gustar las biografías de los grandes del oficio, y sus escritos me hicieron ver más clara la realidad que percibo.

Dice un teórico de las relaciones internacionales que “Todo Imperio perecerá”, pero mientras lo hace, tenemos que sufrir sus consecuencias y puede que entretanto se nos vaya la vida. La libertad que nos pertenece, terminará llegando, pero es preciso empezar a pelear por ella.

Con Orwell despido el dos mil catorce. Concluida mi valoración anual, el veredicto es claro: mejorar individualmente para que este sistema disparatado vaya perdiendo poder. Siendo realistas es mi única capacidad de maniobra.

P.D: Gracias a quienes me regalan su tiempo visitando este espacio. El fin último de escribir es que alguien lo lea, y esa es la recompensa más grande. Mis mejores deseos. Hasta pronto.

!Feliz 1984!

Anuncios