Ucrania

UCRANIA MÁS ALLÁ DE LA GEOPOLÍTICA

Si el viejo Curzio Malaparte volviese a la actual Ucrania muy probablemente tendría que añadir un nuevo capítulo a su libro Técnica del Golpe de Estado. El derrocamiento del presidente Yanukovich mediante la instrumentalización de las manifestaciones ciudadanas es el ejemplo de un nuevo tipo de intervención en la política interna de los estados. Pero el “internacionalismo democrático” tiene sus costes[1], la ayuda no es gratuita y pronto la República de Ucrania tendrá que pagar la deuda que su actual gobierno ha solicitado a Occidente.

EFE

EFE

En la cumbre de Vilnius, Yanukovich rechazaba la oferta de la Unión Europea y acto seguido las manifestaciones de la Plaza de la Independencia de Kiev comenzarían a recibir el apoyo occidental[2]. La cuestión es saber cual pudo ser el motivo del repentino interés de la UE y de EEUU para atraer a Ucrania a la órbita occidental. El factor geopolítico es de capital importancia, pero, también cobra especial relevancia el componente económico. En este terreno hay varias posibilidades: los beneficios de la explotación de los recursos energéticos de Ucrania, el debilitamiento de la posición de Rusia y la defensa del dólar como la moneda mundial de referencia.

Rusia y Ucrania

La posición de Ucrania en el mapa hace que su vinculación con Rusia vaya más allá de una historia y una cultura compartida. Ucrania es una pieza fundamental para completar la estrategia de seguridad de Rusia en sus fronteras occidentales.

Sin Ucrania bajo su influencia, la Federación Rusa no podría crear una cobertura geoestratégica contundente en sus fronteras occidentales, sus vínculos geopolíticos con Europa y el Cáucaso serían demasiado inestables; el cambio de orientación del gobierno ucraniano le restaría fuerzas y sería un factor fundamental para desestabilizar su influencia sobre Bielorrusia, otro pilar geopolítico fundamental.

Además, Rusia no podría asegurar su supervivencia como potencia[3] y el gobierno de Putin estaría debilitado para poder continuar con su promoción de un modelo multipolar de las relaciones internacionales donde su país se perfila como “polo” de poder.

La multipolaridad que pretende Rusia se traduce en relaciones institucionalizas donde los acuerdos bilaterales y multilaterales marcarían la pauta para la organización de un sistema internacional regulado por las grandes potencias, de esta manera podrían frenar el proceso de globalización occidental[4], entendido en todos los sentidos, también en el económico, mediante un desplazamiento del dólar como moneda de referencia universal.

Rusia e Irán utilizarán sus monedas nacionales en los intercambios comerciales mutuos[5], China y Rusia también apuestan por el desplazamiento del dólar[6], y el pasado julio el conjunto de los BRICS acordaron la creación de su propio “banco”[7], que seguramente dejará a la moneda de referencia mundial a un lado. Si estas grandes potencias emergentes dejan de utilizar el dólar, y todo este excedente monetario vuelve a EEUU la inflación se dispararía de tal manera que el gobierno de Estados Unidos tendría que lidiar con el empobrecimiento general de su población y el problema de la financiación de estado a largo plazo. Una Rusia debilitada provocaría un retroceso en el cambio de paradigma monetario.

La independencia energética de Ucrania y Burisma Holding

La acusada supeditación energética de Moscú es uno de los puntos débiles de Ucrania, la idea de independencia energética fue una de las apuestas de depuesto presidente Victor Yanukovich. Según la  la Energy Information Administration de Estados Unidos, Ucrania ocupa el tercer puesto de las reservas de gas esquisito (shale gas) en Europa.[8] Mediante la técnica del franking, desarrollada principalmente por tecnología estadounidense, Ucrania podría ser independendiente en materia energética e incluso llegar a ser la competencia directa de Rusia en el mercado europeo.

Estas reservas despertaron el interés de grandes petroleras con las que Yanucovich había firmado varios acuerdos, los nombres son de sobra conocidos: Chevron tiene un contrato de 50 años de duración del gas esquisito del oeste de Ucrania, Royal Duch Shell y  la petrolera italiana ENI también han realizado sus inversiones en suelo ucraniano. Con respecto a los proyecto de extracción del gas en la península de Crimea, ExxonMobile, Repsol e incluso Petrochina se han interesado en realizar sus proyectos[9]..Los motivos para la anexión de Crimea además de históricos y étnicos son eminentemente estratégicos y económicos. No solo para que la mayor potencia continental que es Rusia tenga su salida a mares cálidos, si no para continuar asegurado que la empresa estatal Gazprom tenga una situación privilegiada en el mercado Europeo; la estabilidad de la economía rusa depende en gran medida de los beneficios de la exportación de recursos energéticos.

Hasta aquí todo parece encajar, pero resulta que tan sólo tres meses después de la caída de Yanukovich la mayor empresa de gas privado de Ucrania, Burisma Holding, nombra al hijo del vicepresidente Joe Biden[10] –el cual había exigido a Yanukovich el pasado 21 de febrero que retirarse a su policía, siendo más sencillo para los grupos atrincherados en Maidán ocupar los edificios oficiales de la República-  su consejo de administración. Según una investigación del Centro de Acción contra la Corrupción (ANTAC) de Ucrania la propiedad de Burisma Holding está vinculada a Privat Bank, entidad controlada por el oligarca  Ihor Kolomoysky[11], actualmente gobernador  de Dniproppetrovsk Oblast, una provincia del sur de Ucrania. Este curioso político de la Ucrania democrática ha sido asociado con la financiación  de fuerzas paramilitares que asesinaron a los rusos étnicos del este de Ucrania.

Otro acontecimiento curioso: Chevron patrocinó el pasado 13 de diciembre de 2013 una conferencia en el Club Nacional de Prensa en Washington, en la que la Asistente de la Secretaría de Estado para Europa, Victoria Nuland[12], (que había regresado de Kiev), se dirigió a influyentes empresarios internacionales, entre los que se encontraban ucranianos, para manifestar que Ucrania debería firmar un nuevo acuerdo con el FMI,  gracias al cual conseguiría que las inversiones extranjeras aumentaran.

Victoria Nuland en Kiev

Victoria Nuland en Kiev

La misma postura fue adoptada por la Unión Europea en sus conclusiones sobre Ucrania aprobadas por el Consejo Europeo el 20 de marzo de 2014  en las cuales insta al país “a recibir ayuda macro financiera y subraya que es esencial llegar a un acuerdo con el FMI (…) Los estados miembros de la UE están de acuerdo en coordinar sus posiciones con el FMI y por supuesto a realizar las reformas estructurales necesarias para poder mejorar la situación de su economía”[13]. Un acuerdo de Ucrania con el FMI o con la Unión Europea se traduciría en una gran influencia de estos actores en los asuntos de política doméstica, la indudable convivencia de la clase política con las grandes petroleras es evidente, y el “peligroso” fraking sería el último recurso de una economía derrumbada, lo que aportaría grandes beneficios a las petroleras debilitando a economía rusa. La ganancia geopolítica y económica sería del todo satisfactoria para los gobiernos occidentales.

Las sanciones a Rusia y el riesgo para la Eurozona

Las sanciones económicas a Rusia pueden dañar la Unión Europea, actualmente hay una gran exposición de los bancos franceses, alemanes e italianos  a los bancos rusos; es decir, si los bancos rusos se quedan sin dinero no podrán pagar a sus homólogos de la eurozona; aunque J.P. Morgan y Morgan Stanely afirman que el impacto puede ser menor, también alertan del peligro de que este impacto venga de los países de Europa Oriental, con lo cual el impacto económico sería más importante e incluso podría llegar a afectar a la endeudada economía norteamericana[14].

La situación económica de los países bálticos es problemática, la mayoría de sus empresas no se han diversificado y se proyectan hacia Rusia, que es uno de sus principales aliados comerciales[15], si Rusia decidiese romper sus acuerdos de comercio con estos países, su economía sufriría una peligrosa recesión que afectaría al resto de la Eurozona.

Los grandes ingresos que las multinacionales petroleras obtendrían gracias al fracking en suelo ucraniano y el daño que se ejercería sobre la economía rusa tanto económica como geopolíticamente son motivos suficientes para interpretar que detrás de los motivos que han llevado a Occidente a apoyar al movimiento anti-Yanukovich está el mantenimiento de actual modelo de las relaciones internacionales, que solo se puede sostener con un dólar fuerte que sirva de divisa de referencia mundial.

Referencias

[1] Entre otros ‘donantes’ que actúan en Ucrania y enumeran entre sus objetivos la promoción de la democracia y el apoyo de la sociedad civil en varios países, se encuentran el CIPE (Center for International Private Enterprise), que donó a Ucrania 359.945 dólares, el IRI (International Republican Institute) con un aporte a la democracia ucraniana de 250.000 dólares y el NDI (National Democratic Institute) que no escatimó en desembolsar unos 345.000 dólares para el país”.  Derrocar a un presidente requiere financiación, y curiosamente desde Estados Unidos y a través de la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y otras instituciones vinculadas a la misma -a su vez conectadas con la CIA-  fluyeron las donaciones a Ucrania acompañadas de una campaña mediática internacional contra el presidente Yanukovich. Esta misma institución ya hizo circular dólares durante la guerra de los Balcanes para orquestar una campaña contra Milosevic. Véase: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/121969-eeuu-financiar-disturbios-

http://www.ronpaulinstitute.org/archives/featured-articles/2014/march/06/regime-change-blueprint-the-ned-at-work.aspx

[2] http://actualidad.rt.com/actualidad/view/113884-subsecretaria-eeuu-nuland-galletas-manifestantes-kiev

[3] Gutiérrez del Cid, Ana Teresa: “La Revolución Naranja en Ucrania y la estrategia de Rusia”,  Revista de Relaciones Internacionales de la UNAM, nº 97, 2007.

disponible en  //revistas.unam.mx/index.php/rri/article/view/18430

[4] Makarychey, Andrey: “Rusia en un mundo multipolar: El papel de las identidades y los mapas cognitivos” en: Revistad CIDOB d´Afers Internacional, nº 96, 2011, disponible en : http://www.cidob.org/ca/publicacions/articulos/revista_cidob_d_afers_internacionals/96/rusia_en_un_mundo_multipolar_el_papel_de_las_identidades_y_los_mapas_cognitivos

[5] http://actualidad.rt.com/economia/view/141964-rusia-iran-boicotean-dolar-estadounidense-comercio

[6] http://actualidad.rt.com/actualidad/view/146524-putin-rusia-monedas-acuerdos-china

[7] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140714_economia_brics_nuevo_banco_jgc

[8]Polonia, Reino Unido y  Francia también disponen de tales recursos energéticos pero se niegan a explotarlos debido a las posibles consecuencias ambientales causadas por el fraking, el método que sería utilizado para la explotación de estas reservas

[9] http://consortiumnews.com/2014/04/24/beneath-the-ukraine-crisis-shale-gas/

[10] Sobre la polémica de la contratación de hijo de Joe Biden y personalidades cercanas al secretario de Estado John Kerry. http://time.com/2964493/ukraine-joe-biden-son-hunter-burisma/

[11] http://antac.org.ua/en/2012/08/kings-of-ukrainian-gas/

[12] http://www.informationclearinghouse.info/article37599.htm

[13] Conclusiones sobre Ucrania aprobadas por el Consejo Europeo 20 de marzo de 2014, disponible en: http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/es/ec/141715.pdf

[14] http://www.fundspeople.com/noticias/que-bancos-europeos-estan-mas-expuestos-a-rusia-132178

[15] Grigorjeva, Jekaterina: “Los países bálticos ante la crisis de Ucrania. Un escenario abierto”, Instituto Español de Estudios Estratégicos, Texto disponible en: http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2014/DIEEEO69-2014_CrisisUcrania_J.Grigorjeva.pdf

Anuncios

La Ucrania democrática tras Yanukovich

Artículo de ANTIWAR.COM 19/11/2014

Stay Away From Kiev… Where the chief of police is an out-of-the-closet neo-Nazi

“Their children will hole up in basements!” screeched Ukrainian “President” Poroshenko, the oligarch and “Chocolate King.” “This is how we will win this war!” He was talking about the children of the people of East Ukraine, whose cities are being bombed from the air by the US-supported Ukrainian military. Thousands have been killed, mostly civilians: Ukraine’s war on its own people has displaced nearly a million people. Many have fled to neighboring Russia, while a little under half a million are classified as internally displaced refugees. The Ukrainian military, which claims to be fighting “terrorists,” is using cluster bombs – weapons that are banned in the civilized world, but freely used by Ukraine’s military, which includes the neo-Nazi Azov Battalion.

Formally inducted into Ukraine’s US-backed military machine, the Azov Battalion was organized by openly neo-Nazi groups, and has been such a success that their deputy commander, Vadim Troyan, has been appointed the city of Kiev’s chief of police. Troyan is a member of the “Patriot[s] of Ukraine,” a paramilitary group associated with the Social-National Assembly – an umbrella group, founded in 2008, uniting a number of ultra-rightist and openly neo-Nazi Ukrainian organizations. The appointment was made by Interior Minister Arsen Avakov, a member of the “moderate” People’s Front party of Ukrainian Prime Minister Arseniy Yatsenyuk.

While both Troyan and the Ukrainian government deny any association with neo-Nazis, the Human Rights Group of Kharkiv says he “ran for Ukraine’s parliament this year as a member of the People’s Front.  He is described on their site as being a member of ‘Patriot of Ukraine.’” Before Troyan’s elevation to the top law enforcement position in the country’s capital, he and his fellow neo-Nazis were quite well-known to the police in Kharkiv, where they regularly beat up their political opponents as well as foreign students, migrants, and homosexuals.

So if you’re going to Kiev, perhaps to do a little sight-seeing, or maybe to attend a conference, and you’re a foreign student, or a homosexual – or even if you just look a little out of place – be forewarned: it’s not safe.

And if you’re a reporter covering the conflict in Ukraine, and you have any interaction with the Ukrainian government – specifically the Ukrainian intelligence service known as the SBU – be advised that you will be dealing with Yuri Michalchyshyn, formerly the chief ideologist of the neo-fascist Svoboda party, who has been appointed head of the SBU’s “Department of Propaganda.”

Michalchyhyn is a real piece of work: as the former head of the “Joseph Goebbels Political Research Center,” he isn’t shy about his advocacy of National Socialism. “We are against diversity,” he told the Guardian. “Ukraine is for Ukrainians.” Among his political activities: organizing a torchlight parade replete with Nazi symbolism. Michalhyhyn considers the Holoaust “a bright episode in European civilization.”

One can only imagine what kind of propaganda Michalchyhyn will be turning out on behalf of the Ukrainian SBU – paid for with American tax dollars.

Even supporters of the Maidan coup, such as the socialist Volodymyr Ischenko, who calls it a “peoples’ revolt,” are sounding the alarm over the rise of the organized fascist movement in Ukraine. Yet there has been almost zero coverage of this in the Western media, which is content to echo the US State Department’s line about how Democracy is marching onward in Kiev as Ukraine “chooses Europe” over the East.

We are told that the Ukrainian far right isn’t a real factor in the nation’s politics because the extremist parties didn’t do well in the parliamentary elections, and yet many of the most explicit neo-Nazis ran under the banner of the “mainstream” parties, such Azov Battalion commander Andriy Biletsky, who ran for the parliament – and won – as the candidate of the People’s Front.

The ugly reality is that the Ukrainian “revolution” was nothing of the sort: it was a coup rather than a revolution, and its leadership, rather than being aspiring democrats who want to be members in good standing of the West, are in fact a collection of thieving oligarchs, like Poroshenko, neo-Nazi thugs, and the usual opportunists who hang around every Western-backed “color revolution” looking for the main chance. Standing behind them are the Western intelligence agencies who ginned up this phony “revolution,” and are now homing in on the Russians, hoping to provoke a full-scale invasion of Ukraine so as to justify their plans for a revival of the cold war.

As for the future of Ukraine: it is being set up for a full-scale fascist takeover. When the neoliberal policies of the EU-supported Ukraine government are implemented, people will be losing their pensions, and what little economic security they have left. Prices will rise – and so will demagogues such as Radical Party leader Oleh Lyashko, an ultra-nationalist whose party recently won 1.7 million votes and 22 seats in the parliament. According to one report, Lyashko’s campaign posters “featured him impaling a caricatured Jewish oligarch on a Ukrainian trident.”

The selling of the Ukrainian “revolution” as a “democratic” uprising that established a “pro-Western” liberal government in Kiev has got to be one of the public relations triumphs of the century. The masters of spin who pulled this off have managed to turn black into white – but the truth is slowly emerging. Perhaps the Western media will begin to wake up when Kiev’s chief of police starts breaking up opposition party meetings and giving fascist hoodlums the run of the streets – or perhaps not. In any event, it’s clear that the warning I issued from the very beginning – that a monster is awakening in Ukraine – was right on target.

http://original.antiwar.com/justin/2014/11/18/stay-away-from-kiev/