Ideas

Fiódor Dostoievski

“Se maravillarán de nosotros y nos tendrán por dioses, porque nosotros, los que nos hallamos a su cabeza, estamos listos para soportar la libertad, esa libertad de la que ellos se asustan…”

Cumbre del G20

Anuncios

LA ESTRUCTURA CLÁSICA DE LOS MOVIMIENTOS DE LIBERACIÓN NACIONAL

Los Movimientos de Liberación Nacional (MLN) tienen su origen en diversos ejércitos guerrilleros surgidos durante la II Guerra Mundial,  eran de ideología comunista en su mayoría y continuaron su desarrollo en el contexto de las luchas de Independencia contra las potencias colonizadoras; la guerrilla de Tito en Yugoslavia, Ho chi Minn en Vietnam y Mao Zedong en China, son algunos ejemplos. Será este último quien siente las bases teóricas del esquema que deben seguir los MLN,  gracias a la integración de la dualidad política y militar, ambos conceptos se asumirán juntos e inseparables. Mao hace esta asociación a raíz de las teorías de militar prusiano Carl Von Clausewitz[1].mao-propaganda

Mao teorizó y estableció las bases formales que deben caracterizar a los movimientos de liberación nacional, rasgos que comparten en mayor o menor medida todos ellos:

  • Un modelo de organización político-militar, la convergencia y dualidad entre las fuerzas políticas y militares es un rasgo que se extrae de la ortodoxia marxista-leninista, este modelo debe derivar de la existencia de un grupo armado emblemático (IRA, FSLN, FNL de Argelia, FARC, ETA…). La política ayuda a lo militar y lo militar es un medio para conseguir una determinada finalidad política. Así lo define el IRA (Irish Republican Army- Ejército Republicano Irlandés) en su “Cuaderno Verde” de adiestramiento de la militancia “tenemos que llevar una lucha político-militar en contra de nuestro enemigos. Todos son factores interrelacionados pues en su mayor parte determinan nuestras acciones como movimiento en su conjunto y como miembros individuales, unidades o ramas de tal movimiento”, “la acción militar es una extensión de la acción política por lo tanto la campaña militar llevaba a cabo por el IRA es en efecto una campaña política”. . En palabras de ETA durante su decisiva V Asamblea cuando define la metodología que utilizará mediante la “Guerra Popular” afirmando que su lucha “es una lucha global, es decir que abarca todos los aspectos de la realidad vasca (cultural, social, económica…) y, por tanto, es ante todo y sobre todo una lucha política”. La legitimación de la lucha armada por parte de una de sus figuras más relevantes, José Miguel Beñarán Ordeñana “Argala”[2] que evidenciada en esta cita: “Condenar cualquier tipo de violencia popular es una brutal necedad y una muestra clara de incapacidad (por parte de quien la condena) para salirse de las perspectivas ideológicas de la clase explotadora. Los pueblos no practican la violencia por gusto de hacerlo sino impulsados por la acuciante necesidad de adquirir un derecho humano: el derecho a la libertad en las relaciones sociales .La violencia popular es siempre defensiva frente a la violencia institucionalizada de la clase explotadora, y por lo tanto completamente legítima
  • La asunción de la doctrina del “nacionalismo revolucionario”:Los comunistas chinos debemos unir el patriotismo con el internacionalismo. Somos a la vez internacionalistas y patriotas, y nuestra consigna es, luchar en defensa de la patria contra los agresores”[3]. Esta tendencia ideológica  es un desarrollo de la línea patriótica del comunismo, se implantó durante la III Internacional y fue Mao quien se adentró  en sus premisas y construyó una rama teórica autónoma. Así concretaba Mao esta idea “En una lucha de carácter nacional, la lucha de clases toma la forma de lucha nacional, lo que manifiesta esta identidad de dos luchas”.  Los movimientos de liberación nacional son en realidad movimientos con forma nacional y con contenido revolucionario, es decir, movimientos revolucionarios que optimizan la existencia de un marco o de una problemática nacional en pro de los objetivos revolucionarios de destrucción del actual modelo socioeconómico. “Si un movimiento revolucionario es incapaz de introducirse en las grietas que le ofrecen la sociedad, el régimen y el Estado que combaten, y ensancharlas; si es incapaz de conseguir que las contradicciones internas de esa sociedad, de ese régimen, de ese Estado se exacerben y estallen, no tiene justificación ni motivo para llamarse revolucionario”[4]

Mao Zedong concreta la naturaleza de estos movimientos y los inserta en la realidad más amplia de lucha entre dos sistemas económicos  contrapuestos, la lucha entre el capitalismo y el comunismo. Desde esta perspectiva la guerra de guerrillas pasa a ser una lucha con carácter ideológico fundamental. Estos fenómenos reflejaron en un principio las realidades que se daban en los países considerados del sur, su auge vino de la mano del sistema colonial establecido hasta el momento en que tuvo lugar la segunda gran etapa de la descolonización (1950-1960), es decir en países del Tercer Mundo pero justo en ese mismo momento histórico pasaron a ser también realidades europeas; el nacimiento de ETA en el estado español y el cambio del IRA en la década de los 70(OIRA, IRA oficial o auténtico), junto con la aparición y desaparición de otros grupos y movimientos de liberación nacional, marcan la exportación y la adaptación de estas realidades guerrilleras al contexto europeo. Esta transmisión desde el tercer mundo hacia los países del norte tiene su lógica (este hecho pone de manifiesto también la internacionalidad de este fenómeno) y ya que la mayoría de los teóricos de la guerrilla han tenido una educación y una formación política occidental, basada principalmente en el marxismo revolucionario: es el caso de Pol Pot (Saloth Sar, líder de los Jémeres Rojos de Camboya), ex alumno de Jean Paul Sartre, o de Franz Fanon. El propio Che Guevara según el escritor y profesor Noel O´Sullivan es “la fuente del culto a la guerrilla urbana que se expandió de América Latina a Europa, América del Norte y Oriente Medio en los años sesenta y setenta”

Este escritor señala la identidad esencial entre la figura del revolucionario y la del terrorista, sin plantear ningún tipo de distinción, ya que ambos parten de las mismas bases ideológicas, poseen relaciones cruzadas y tiene el mismo fin: acabar con el liberalismo.

[1] Militar prusiano y teórico de la ciencia militar moderna (1780-1831)

[2]Fue un miembro de la organización terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y uno de los ideólogos marxista-leninistas más importantes de la organización durante el franquismo y la transición española.

Estuvo implicado, junto a otros miembros de ETA, en la llamada “Operación Ogro” en la que se asesinó al almirante Luis Carrero Blanco. El Batallón Vasco Español lo asesinó colocando una bomba en su coche.

[3]El papel del Partido Comunista de China en la guerra nacional (octubre de 1938) Mao Zedong

[4] SCIASCIA, L., Negro sobre Negro, P.30